Ya vienen los Reyes Magos


 

Mamá, mamá… mira… allí están, mira, ¿crees que mis juguetes van en esa carroza?. ¿Y si no me traen nada?  ¡He sido un poco malo!

Duérmete, cariño mío… venga, ¿no ves que los Reyes si te ven despierto no entrarán?, me quedo contigo, aquí, abrazándote, duerme, duerme, verás como mañana habrán llegado

Allí están, esas caritas emocionadas, ojos abiertos, asombrados, inquietos, el corazón latiendo deprisa, sin saber si reír o llorar, mientras pasan los Reyes Magos, repartiendo dulces y saludos.

Se llena el alma de ternura viéndolos. Infancia bendita donde todo cabe: magia, ilusión, ansiedad…  pasan desfilando montadas a caballo.

¡Que pena que no pare el desfile!, sigue y sigue, hasta perderse de vista; igual que los años. Y en el camino se van quedando todas esas fantasías y sueños maravillosos.

Ojalá la vida nos devolviera a ese niño que llevamos dentro; que pudiésemos sentir, gozar, ilusionarnos como ellos.
Tiempo cruel que pasa, nos vacía por dentro y nos quita a dentelladas la alegría.

  - Araceli García. (Palma de Mallorca). 2.000