¡ Figurones !


 

Clasistas, figurones, prepotentes. ¡Cómo gozáis humillando!

Juzgáis la calidad de la persona por su cuna. No importan sus éxitos, sus logros, ni el trabajo duro y bien hecho.  

Durante años los utilizáis para vuestros fines, que den la cara ellos, que se maten.

Fingís amistad con palmaditas hipócritas, sonrisas indolentes, halagos y palabras de consuelo... si hace falta.
Pero pobre de aquel que ose atravesar esa línea invisible que habéis marcado; que intenten elevarse a vuestra altura o que incluso la sobrepasen.

Si tal hiciera el atrevido caería al suelo a empujones y para que nunca se olvide de quién es ni dónde ha nacido, de vez en cuando procuráis que lo recuerde aunque, eso sí, de forma sibilina pero igualmente despreciable.

- Araceli García- Palma de Mallorca