Entre nosotros

 

 

En la cumbre el tiempo se detiene y eterna, la lengua del viento roza,

juega,

suplica...

 

entre ensueños y desvelos atraviesa la corriente.

 

 

Confluyen tus deseos con los míos, avivando  llamas

que se nutren en el fuego interior de mi avidez.

 

Detengo el torbellino, estremecimiento físico absoluto.

 

Agónico

compás

                                    de espera.

                                                                                             

Mansamente,  te introduzco en el vértice de esta lógica

desquiciada, excluyendo en mis razones recatos  y mesuras.

 

Voy renovando hambres.

 

Y golosa, te dibujo...

                                   fervor

                                               anudado.

 

- Araceli García López-  (Palma de Mallorca)